lunes, enero 10, 2005

Tribulaciones...

El viento grita constantemente tu nombre pero yo no lo oigo. No es que no quiera, simplemente lo desconozco...

1 comentario:

Mia dijo...

Un buen ejemplo de nihilismo emocional. Ojalá yo supiera hacer lo mismo...